Un vistazo a la reingeniería de procesos empresariales

La reingeniería de procesos de negocios (BPR) suena esotérica en el mejor de los casos, y tal vez un poco pretenciosa. ¿No sería más sencillo decir un cambio de proceso empresarial?

La mayoría de la gente entiende qué es un proceso empresarial, pero cuando lo combina con la reingeniería, de repente suena vago.

El Centro de aprendizaje en línea de BPR patrocinado por ProSci llama a un proceso empresarial “un conjunto de actividades que transforman un conjunto de insumos en un conjunto de productos (bienes o servicios) para otra persona o proceso que utiliza personas y herramientas”.

Es simple. La forma en que interpretamos eso es:

  • Hay muchas formas de hacer negocios,
  • Cuando una de esas formas no funciona o se considera ineficaz, debe mejorarse,
  • Se introducen ciertos elementos para mejorarlo (“entradas”),
  • Esos elementos se traducen en un mejor producto o servicio,
  • Ese producto o servicio debe servir a otra persona (un cliente, un proveedor, un socio)

Eso es bastante elemental, pero ¿por qué los procesos comerciales tienen que ser rediseñados?

Todo se trata del cliente (y la competencia)

La filosofía detrás de la reingeniería de procesos comerciales es complacer al cliente. Al deleitarlo, podemos retenerlo, convirtiéndolo en un discípulo leal.

Los rivales tienen una forma astuta de arrebatarnos clientes. No es porque este mundo esté lleno de gente astuta y malvada, es porque tendemos a sentarnos en el trasero y pensar que finalmente lo conseguimos. Nos hemos vuelto laxos.

La mejora de los procesos de negocio, según ProSci, no debe confundirse con la reingeniería de los procesos de negocio. En lugar de mejorar los procesos actuales, el concepto de reingeniería dice que debido a que la técnica ya no es viable, debe ser reemplazada, abandonada. Existe la necesidad de establecer una pizarra limpia, como nos enseña el Centro de aprendizaje en línea de BPR.
La reingeniería de procesos de negocio, al igual que el DMAIC en Six Sigma, presupone una serie de etapas: la etapa 1 implica una definición del proyecto, su razón de ser, objetivos y alcance. La etapa 2 cubre todo el proceso de aprendizaje en el que obtenemos la mayor cantidad de información posible sobre nuestros empleados, clientes, proveedores y competidores, incluidos los no competidores, y alineamos esa nueva información con la tecnología.

Armados con este conocimiento, la siguiente etapa, la etapa 3, es establecer nuestra misión. Otros lo llaman una visión del futuro. Esto requiere un nuevo conjunto de procesos comerciales. Una vez que hemos determinado el resultado deseado de esta transición, pasamos a la siguiente etapa que requiere un plan de acción que nos permita medir la brecha entre el estado actual de nuestra empresa y hacia dónde queremos que vaya.

Cuando llegamos a esta etapa, las soluciones siguen lógicamente.

Si todavía se está preguntando qué distingue la mejora de procesos de negocio de la reingeniería de procesos de negocio, piense en el punto de partida: ¿está partiendo de un proceso existente y desea mejorarlo, o quiere empezar desde cero?

Gracias a la tecnología de la información

Salte a la globalización. Estamos introduciendo nuevas tecnologías y están llegando más rápido de lo que podemos aprenderlas. También está toda esta nueva charla sobre las estrategias de gestión de relaciones con el cliente (CRM).

Estamos resoplando y resoplando y reventando las costuras. Las empresas que no se hayan adaptado a las tendencias mundiales o que no hayan introducido tecnologías más nuevas en sus operaciones serán aplastadas por la competencia. Las empresas de hoy no pueden darse el lujo de sentarse y mirar mientras otras luchan con los cambios en la industria.

Gracias a las tecnologías de la información y la creación de nuevos modelos de negocio, el mundo del comercio electrónico ha dado un nuevo significado a nuestra forma de hacer negocios.

Como dice Hui-Liang Tsai, “el comercio electrónico ya no es una forma de obtener una ventaja competitiva, es un imperativo competitivo”. (Tecnología de la información y reingeniería de procesos de negocios: nuevas perspectivas y estrategias, Praeger Publishers, Connecticut).
Si bien las empresas intentan mantenerse al día con las tecnologías, los clientes también están cambiando. Son más exigentes y nunca están satisfechos. Se desenamora y no necesariamente tienen que explicar por qué.

Imagínese la velocidad con la que se transmite la información con solo un clic del mouse. Solía ​​ser que los documentos urgentes tenían que ser enviados por mensajero especial o por fax inmediatamente; hoy, los documentos son portátiles electrónicamente.
El Sr. Tsai dice que este fenómeno por sí solo está produciendo una nueva cosecha de trabajadores – él los llama trabajadores del conocimiento. Estamos ante la transformación de la sociedad industrial en una sociedad de la información.

El progreso en la tecnología de la información es solo una de las muchas razones por las que las empresas han adoptado la reingeniería de procesos comerciales. Si las organizaciones desean desesperadamente tener éxito, primero necesitan información, mucha información. En segundo lugar, necesitan saber cómo aprovechar esa información.
La práctica de la reingeniería de procesos de negocios puede refinar mucha de esa información en partes digeribles.